JazzPara músicos

El Jazz Modal: Explorando Nuevas Fronteras Musicales

El jazz modal, un concepto compositivo e improvisatorio, emergió a finales de la década de 1950, marcando un cambio significativo en la historia del jazz. Antes de este período, el repertorio jazzístico se centraba en reinterpretar temas clásicos y blues, arraigados en una tradición armónica tonal. No obstante, visionarios como Coleman Hawkins, Charlie Parker y Lester Young introdujeron una innovadora linealidad melódica angular y fragmentada, desafiando la verticalidad tonal establecida.

George Russell, en su libro “Lydian Chromatic Concept for the Tonal Organization,” destaca la contribución de estos músicos al descubrir intuitivamente la posibilidad de usar notas no estructurales para implicar diversas versiones del acorde. Esta experimentación condujo a una comprensión más profunda de la gravedad tonal vertical, aunque los músicos no la conceptualizaran explícitamente.

Un saxo de alto vuelo | Coleman Hawkins (1904-1969) - Upaninews

De Grecia para Nueva York

El concepto de modo, entendido como disposiciones específicas de intervalos en una escala, desempeña un papel crucial en el jazz modal. Surgido de antiguas escalas griegas y del canto llano medieval, los modos fueron reintegrados en la música europea gracias a compositores como Ravel y Debussy en el siglo XIX. Estas influencias se extendieron al jazz de mediados del siglo XX, especialmente entre músicos académicos como George Russell y Bill Evans.

Russell introduce el término “chordmode,” representando la unidad entre modo y acorde. Los modos relativos a la escala mayor, por ejemplo, proporcionan variedad sobre un acorde específico. Miles Davis, con su icónico álbum “Kind of Blue” (1959), marca el inicio del jazz modal al explorar nuevas sonoridades con improvisaciones sobre pocos acordes y estructuras armónicas primitivas.

Música compleja al mundo mainstream

Durante la década de 1960, músicos como John Coltrane, Herbie Hancock y McCoy Tyner abrazaron el jazz modal, pero también se aventuraron en formas compositivas vanguardistas. Este enfoque permitió a los intérpretes desarrollar melodías sin atenerse a las resoluciones tonales tradicionales, generando un paisaje sonoro más colorido y expresivo, similar a la música impresionista.

La libertad creativa en el jazz modal se manifiesta en la improvisación basada en una sola escala, evitando la necesidad de resoluciones tonales funcionales. Este enfoque más experimental y libre se consolidó como una característica distintiva del género. Álbumes como “My Favorite Things” (1960) de John Coltrane, “Sunday at the Village Vanguard” (1961) del Bill Evans Trio, y “Empyrean Isles” (1964) de Herbie Hancock ilustran la diversidad de expresiones dentro del jazz modal.

En resumen, el jazz modal marcó una revolución en la historia del jazz al desafiar las convenciones armónicas tonales y abrir nuevas fronteras expresivas. Este enfoque innovador continúa influyendo en la música contemporánea, demostrando que la creatividad y la experimentación son elementos fundamentales para la evolución artística.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *