HistoriaMúsicaOtros generos

BB King y Eric Clapton, ¿Una colaboración histórica?

Algo que suele suceder con las powerbands y con este tipo de colaboraciones “legendarias” de dos o más artistas icónicos es que, suelen tener mucha poesía pero poco jazz, y nunca mejor dicho. No me mal entiendan, existen grandes proyectos como lo son Muzz, The Raconteurs, The Dead Weather, The Voidz o Temple Of The Dog, en los que tienen un cambio radical de sonido o lo conservan pero saben explotar de una forma creativa las habilidades de cada uno de los integrantes.

The Dirty Mac

A primera vista esos proyectos se oyen como algo que viene a revolucionar la industria de la música para siempre, como lo fue The Dirty Mac, la súper banda liderada por John Lennon, Eric Clapton, Keith Richards y Mitch Mitchell, una formación que pareciera sacada de una ucronía ambientada en 1968. Pero, es probable que jamás hayas oído hablar de esta agrupación, y es que me gustaría decir que se trató de un “experimento”, pero, los experimentos siempre son interesantes.

En cambio, las pocas canciones que sacaron se sienten como la clásica reunión de un grupo de amigos músicos que se juntan para tocar unas cuantas canciones y “a ver que sale”. No se siente como la reunión de un grupo de genios que se sientan por horas a crear, nueva música, nuevos sonidos, nuevas sensaciones, y prefirieron quedarse en el sonido más básico del blues tradicional, y eso se podría decir que está bien, a todos nos gusta el blues… pero es un tanto decepcionante saber que la que hubiera sido la sesión de composición más importante de la historia de la música fue más, otro “palomazo”.

Sin embargo Ridding With The King de Eric Clapton y BB King…

Es un buen álbum, un álbum increíble que no es un compendio de unas cuantas canciones creadas porque “se dio la oportunidad”, la hora con once minutos de duración de este álbum es un agasajo de principio a fin en que se ve la intención de ambos artistas de dejarse llevar por la creatividad. Hay unos cuantos peros, y es que, era tanto el respeto que Clapton le tenía al rey, que lo único que más destaca es la icónica Lucille de BB King, en cambio, el sonido de Clapton se ve relegado más a un acompañamiento, como si el mismo dudara de sus propias habilidades.

Y uno de los errores más destacables, es que en cada canción se suelen percibir dos o tres guitarras adicionales, como si realmente hubieran sido muy necesarias cuando tienes literalmente a dos grandes del instrumento en el estudio de grabación, aunque esto probablemente fue decisión de Clapton, ya que fungió como productor del álbum.

Ridding With The King aunque no explota al máximo las habilidades de ambos artistas, es un buen álbum que no tiene desperdicio escuchar. Una de esas anomalías que muchos no sabían que esperaban pero que todos agradecen que existan.

 

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also
Close